miércoles, 19 de septiembre de 2018
Facebook - ekos negocios      Follow Revista Ekos on Twitter      Corporación Ekos on LinkedIn      Corporación Ekos on LinkedIn   Corporación Ekos on LinkedIn
 
CÓMO LO HICE
 
CÓMO LO HICE
-
 
10-jul-18  Redacción Ekos   @revistaEkos
 
"No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla”. Thomas Alva Edison
 
Tuvieron ideas brillantes que supieron materializar hasta convertirlas en proyectos únicos y diferentes, referentes absolutos incluso más allá de sus ámbitos de acción. Son visionarios que en sectores tan diversos como las nuevas tecnologías, la joyería o la moda, pero siempre con el éxito como común denominador, han modelado marcas únicas. Hablamos de empresas mundialmente conocidas: Wikipedia, la página web que acercó el conocimiento a todo el mundo; Grupo Restalia, verdaderos revolucionarios en el actual mundo de la restauración; BlaBlaCar, la aplicación que abrió puertas al ahorro; Castillo de Canena, situando sus aceites de oliva virgen extra entre los mejores del planeta; Cosentino, incuestionable en la calidad de sus encimeras; ECOALF, revolucionando la moda con sus prendas hechas con material reciclado; Globatalent, asegurando el futuro de los jóvenes deportista con un innovador sistema de financiación; Libros del Asteroide, o cómo una editorial independiente puede convertirse en un clásico moderno de su gremio; Aristocrazy, aportando transgresión a la formas más tradicionales de la joyería; Neolith, impulsores de una piedra sintética con infinitas posibilidades de uso y Unode50, creadores de los diseños más asombros y fascinantes de alhajas. Emprendedores que, tras triunfar en sus diferentes aventuras empresariales, nos descubren en detalle su manual de instrucciones, cómo lo hicieron.



SABIDURÍA EN LÍNEA

Una vez, alguien puso en la introducción de la entrada sobre mí en Wikipedia que una de mis mayores aficiones era jugar con mis amigos al ajedrez durante mi tiempo libre. Era falso”, responde preguntado por el mayor fake que han colado sobre él en el popular lexicón virtual. “Lo triste es que me gustaría muchísimo que fuera así, pero no sé jugar al ajedrez. Lo corregimos rápidamente, pero coincidió que durante el tiempo que aquella mentira estuvo en la red, el redactor de una revista estadounidense estaba escribiendo un artículo sobre mí. Sin preguntarme ni corroborar la información, lo publicó”. Su perfil en la enciclopedia online (suponemos que ahora con todos los datos biográficos corroborados) nos dice que Jimmy Donal «Jimbo» Wales, nació en Huntsville (Alabama) el 7 de agosto de 1966. Que es un empresario de Internet estadounidense cofundador y promotor, junto a Larry Sanger, de Wikipedia, una enciclopedia basada en el concepto wiki y el modelo de software libre. Wales también es presidente emérito de la Fundación Wikimedia, una fundación sin ánimo de lucro con sede en San Francisco.

“Wikipedia nació en un momento coincidente con el movimiento del software libre (estaba en pleno auge), algo con lo que me sentía totalmente identificado. De repente, un montón de informáticos, programadores… colaboraban entre ellos sin intereses económicos de por medio para crear programas a los que tuvieran acceso todo el mundo. Ese espíritu de trabajo en equipo junto con la idea de querer hacer llegar el conocimiento a todo el mundo fue la base de la que surgió Wikipedia”. Eso y su propia experiencia educativa. De niño, Jimmy Wales estudió en una escuela fundada por su abuela y su madre, un colegio privado con sistema educativo muy diferente al habitual. En cada clase no había más de cuatro niños y la mayoría del tiempo se dedicaba a la lectura y a estudiar aquello que les resultaba curioso a los críos. “Cuando era niño, en el colegio, una de mis aficiones era leer la enciclopedia. Esa forma de educar tan alejada a la común, en la que te vas guiando de forma casi intuitiva según tus intereses, fue otra de las principales influencias a la hora de empezar con Wikipedia”.

EL PRIMER INTENTO
Los inicios de la aventura enciclopédica de Jimmy Wales no fueron fáciles. Era el año 2000 y fracasaba con Nupedia. Antecesora a Wikipedia, este era un proyecto que se basaba en los mismos preceptos que la ahora imprescindible enciclopedia virtual, pero que se avanzó a su tiempo. “Nupedia tenía la misma visión de enciclopedia gratuita que Wikipedia, pero fracasé porque aún no sabía cómo construir una comunidad y ceder el control a las personas que formaban parte de ella”, admite. “El proceso para publicar era muy complicado y los voluntarios se cansaban rápidamente. Tan pronto empezamos con Wikipedia y todo se hizo mucho más fácil y accesible, empezó a funcionar de inmediato”. El cambio de nombre del proyecto sintetiza a la perfección esta evolución: wikiwiki es una palabra hawaiana que significa ‘rápido’. Wikipedia sería la plataforma en la que todo el mundo podría compartir y tendría acceso al conocimiento de una forma fácil y rápida.

El propio Jimmy Wales fue el primero en publicar en 2001 un post en Wikipedia. Hoy en día, casi 20 años después Wales sigue redactando entradas en su enciclopedia online siempre que su agenda se lo permite. “No hace mucho escribí un post sobre un hospital londinense para mujeres y niños que había sido demolido. Investigué su historia y cuando tuve suficientes datos lo publiqué. Me encanta la historia de Inglaterra, más ahora que vivo en Londres. Aun así, más que a redactar me centro en trabajar con los miembros de la comunidad en aspectos de la edición de los contenidos”.

EL PRINCIPIO DE NEUTRALIDAD
Para Jimmy Wales son cinco los principios irrenunciables que guían Wikipedia. El primero de ellos es que, aunque parezca algo sumamente obvio, hay que tener siempre presente que Wikipedia es una enciclopedia: los artículos se editan en comunidad, las materias y definiciones que sobre ellas se hacen están en constante estado de evolución y la diversidad de temas sobre los que se escribe es infinita. El segundo, que el contenido es libre pero siempre respetando los derechos de autor. El tercero es que para nada están permitidos los ataques personales.

HAY QUE TENER SIEMPRE PRESENTE QUE WIKIPEDIA ES UNA ENCICLOPEDIA DONDE LOS DIFERENTES ARTÍCULOS SE EDITAN EN COMUNIDAD


El cuarto, que, más allá del sentido común, no hay normas preestablecidas. Y el quinto, y para Jimmy Wales el más importante, es el principio de neutralidad. “No tomamos partido, menos aún cuando se trata de temas de carácter político. Nosotros nos limitamos a describir los hechos, los personajes, los objetos, las historias… sobre los que escribimos. Eso es lo que quiere una persona cuando busca información en una enciclopedia. Pero también es la manera en la que poder trabajar en comunidad como editores o creadores de contenidos sean cuales sean nuestras ideas personales”. Pero si por un motivo ha sido criticada Wikipedia, no ha sido por saltarse ninguno de estos cinco principios sino por la supuesta falta de rigor en muchas de sus entradas (la anécdota del principio de este artículo podría ser un buen ejemplo de ello). “Eso es algo que hemos ido mejorando con el tiempo. Es una de nuestras principales dedicaciones, asegurarnos que todo lo que sale publicado es cierto. No solo eso sino que también esté escrito con unos mínimos de calidad. Sí, definitivamente hemos mejorado muchísimo en este aspecto respecto a nuestros inicios. Y más que mejoraremos en el futuro”.

UN MODELO DIFERENTE
“Mucha gente cree que soy multimillonario por haber fundado algo tan popular como Wikipedia, pero nada más lejos de la realidad”. Jimmy Wales explica que la suya es una organización sin ánimo de lucro que se sostiene económicamente gracias a las donaciones de muchos usuarios de la plataforma. “La gran mayoría son pequeñas donaciones que no superan los 20 euros, pero eso es lo que nos mantien vivos. Por suerte, desde hace mucho tiempo las donaciones que recibimos cada año siempre acaban superando a las del anterior. Es un modelo de financiación muy difierente al de la mayoría. Pero no solo funciona sino que nos gusta ser el ejemplo de que las cosas pueden funcionar trabajando con sistemas económicos alternativos”.

Preguntado por el futuro de Wikipedia, Jimmy Wales afirma que este pasa por otorgar protagonismo a lenguas minoritarias. Actualmente la enciclopedia online de referencia en todo el mundo tiene ediciones en más de 280 idiomas diferentes con millones de colaboradores y muchos más usuarios. Si eres angloparlante o castellanoparlante no vas a tener ningún problema porque vas a encontrar todo lo que necesites saber en tu idioma. Pero no ocurre lo mismo con algunos idiomas con pocos hablantes de los continentes asiáticos y africanos. “A ellos, a que tengan una mayor presencia en Wikipedia, vamos a dedicarles muchos de nuestros recursos”. A Wales le gustaría que todos estos idiomas tuvieran una actividad como la de las ediciones de los países del norte de Europa. “Lingüísticamente son comunidades pequeñas pero su actividad en Wikipedia es casi tan importante como la de los idiomas más hablados”.

El devenir de Wikipedia también pasa por la Wikipedia Foundation, de la que Jimmy Wales es el presidente, y el Wikitribune. “Bajo la idea de que el conocimiento llegara a todo el mundo, creamos nuestra fundación en 2003 como apoyo y cimientos de Wikipedia. Hoy en día Wikipiedia sigue siendo la principal referencia de la fundación, pero junto a ella han crecido otros proyectos como Wikinoticias, Wikcionario, Wikilibros, Wikimedia Commons… Y Wikitribune es mi nuevo proyecto, una aventura totalmente independiente de Wikipedia. La idea es crear una comunidad, tan grande, feliz y eficaz como sea posible, de gente que esté interesada en el periodismo riguroso y de calidad. Estamos en un proceso muy embrionario. De hecho estamos en pleno periodo de microfinaciación para poder lanzar la versión en español. Si todo sale como está previsto, esperamos que la página en castellano esté lista para finales de este año. El periodismo ha sufrido una gran crisis económica y de identidad en los últimos años y me gustaría ayudar a encontrar una solución al problema”.



TRIUNFANDO EN LOS CINCO CONTINENTES

Dice que por aquel entonces no se utilizaba el término, pero que cuando era un niño ya quería ser empresario. Y no solo lo ha acabado siendo, sino que es el presidente de Grupo Cosentino, empresa líder mundial en el sector de la encimera de cocina con un volumen de negocio en 2016 de 830 millones de euros. Para que os hagáis una idea de la dimensión de la marca, explicaros que es la única empresa española que se ha anunciado en una Super Bowl. Fue el año 2005 y la estrella que protagonizó el anuncio fue la díscola pero icónica estrella de la NBA Dennis Rodman. “Somos un grupo empresarial que da empleo a más de 4.000 personas en más de 30 países”, apunta Francisco Martínez-Cosentino. “Tengo empleados y colaboradores de más de 65 nacionalidades. Tenemos una actividad industrial próxima a los cuarenta años de historia. Además, nuestro sector se parece cada vez más a la industria de la moda: dar cada temporada con las colecciones de producto más adecuadas para las encimeras de cocina y baño, las envolventes de las fachadas o los suelos más grandes y exigentes. Somos quienes lanzamos Silestone al mundo, un ejemplo de marca global que ha triunfado en los cinco continentes”.

TRANSPARENCIA Y HABLAR CLARO
Cosentino nació en la década de los 40 con la venta de mármol de Macael. La segunda generación expandió el negocio, llegando su momento de eclosión en los años 90, cuando comenzó a fabricar las encimeras de aglomerado de cuarzo Silestone, indiscutiblemente su producto estrella. Fue Francisco Martínez-Cosentino Justo quien descubrió la virtudes del aglomerado de cuarzo en un kibutz en Israel durante un viaje. Sin embargo, tercer hijo del fundador del grupo, Eduardo Cosentino, antes de llegar a la presidencia de la empresa, dedicó muchos años de su juventud a ejercer la docencia en una escuela de Barcelona. Tiempo después dejó las aulas y regresó a Almería para encargarse, ahora ya deforma definitiva, al negocio familiar. “Ser maestro de escuela es una gran cosa”, expone recordando sus años como profesor. PÁG. 114 “NO NOS GUSTA CONFIRMARNOS CON LO CONSEGUIDO SINO QUE PENSAMOS QUE TODO SE PUEDE HACER MEJOR. ESE ESPÍRITU DE SUPERACIÓN DEL EMPRESARIO QUE TIENEN LOS GRANDES DEPORTISTAS, ES EXTRAORDINARIO. POR ESO, AL IGUAL QUE EN EL DEPORTE, AQUÍ NO CABE HACER TRAMPAS” “Es uno de los oficios más bonitos del mundo: enseñar, ayudar a los demás a aprender. A mí esa vocación me ha ayudado a lo largo de toda la vida para explicar qué visión tenía de las cosas e intentar que fuese algo compartido”. Sumando ya más de tres décadas al frente de las empresas que han ido conformando Grupo Cosentino, durante todo este tiempo Francisco Martínez-Cosentino Justo también se ha dedicado a la actividad publica, primero en la Asociación de Empresarios del Mármol, luego como Presidente de la Cámara de Comercio de Almería. “Ser empresario es mi gran pasión, mi sueño hecho realidad. Nunca se deja de ser empresario. Me gusta divertirme con lo que hago. En la empresa se sufre mucho, a la par que se disfruta. Recuerdo que Peter Drucker decía que ‘la innovación es la esencia de ser empresario’. No nos gusta confirmarnos con lo conseguido sino que pensamos que todo se puede hacer mejor. Ese espíritu de superación del empresario que tienen los grandes deportistas, es algo extraordinario. Por eso, al igual que sucede con el deporte, aquí no cabe hacer trampas, pues eso es engañarse a uno mismo. La empresa necesita de mucha transparencia y hablar claro, como diría Jack Welch”.

EL ACTIVO MÁS IMPORTANTE
Dice que los detalles los guarda para las conferencias que ofrece, pero Francisco Martínez-Cosentino admite que antes de que le llegara el éxito se arruinó hasta en tres ocasiones. “Mis hermanos y yo pasamos momentos muy malos, pero siempre dimos la cara, siempre respondimos de nuestras obligaciones y eso nos ha dado credibilidad. Confianza es el activo más importante que puede tener una persona junto con la honradez”. El presidente de Cosentino cita la entrada en el mercado de Estados Unidos ahora hace 22 años, como uno de los puntos de inflexión en su historia. “De ahí vino el arranque de la internacionalización de Cosentino”. Junto al desembarco en Norteamérica también destaca la consolidación de la calidad productiva de Silestone y el haber encontrado el nicho de mercado ganador en la encimera de cocina. “Y por supuesto el haber defendido siempre los activos intangibles que suponen la marca y el diseño”. Dos décadas después de su llegada, Norteamérica es ahora el principal mercado de Cosentino. “Tenemos una gran capilaridad comercial en Estados Unidos y Canada, de donde procede casi el 55% de las ventas de la empresa”. La Unión Europea es la segunda gran plaza de la empresa de Macael, con el Reino Unido y

“NO NOS GUSTA CONFIRMARNOS CON LO CONSEGUIDO SINO QUE PENSAMOS QUE TODO SE PUEDE HACER MEJOR. ESE ESPÍRITU DE SUPERACIÓN DEL EMPRESARIO QUE TIENEN LOS GRANDES DEPORTISTAS, ES EXTRAORDINARIO. POR ESO, AL IGUAL QUE EN EL DEPORTE, AQUÍ NO CABE HACER TRAMPAS”


España como los puntales de este mercado. “Australia y Nueva Zelanda, Brasil y Sudáfrica también son importantes. Afortunadamente, vendemos en más de 90 países en los cinco continentes”. Aun así, todavía les restan zonas en las que asentarse. “Todo apunta a que Asia Pacífico va a ser la región del mundo con más crecimiento en las próximas décadas, pero nosotros tenemos aún un gran recorrido por hacer en Norteamérica y Europa, así como en cualquier país donde hemos establecido una filial. Por estudios que hemos realizado sabemos que estas son las plazas que mejor responden a nuestros objetivos”.

FUERA COMPLEJOS
Pese a la internacionalización de la empresa y la globalización del mercado, Cosentino sigue siendo una familia totalmente arraigada a su tierra, concentrando la mayor parte de su producción en Almería. “Y es algo de lo que no me arrepiento”, responde con satisfacción Francisco Martínez- Cosentino Justo. “No cambio por nada el apostar por mi tierra, Almería, y mi gente. Con ellos hemos crecido y esa es una de las cosas de las que más orgulloso me siento de mi trayectoria empresarial. La Comarca del Mármol de Macael tiene una tradición industrial, un saber hacer en la elaboración de la piedra que nos ha servido para conseguir la excelencia con nuestros productos estrella, el Sielstone y ahora el Dekton”.

Para el presidente de Cosentino casi todo son ventajas en la apuesta por producir en España para todo el mundo. “Nuestro territorio, la luz, el clima… Somos uno de los pueblos más trabajadores del mundo. ¡Fuera complejos!”. Si tuviera que citar algún incoveniente de la fidelidad a su tierra, apuntaría hechos como la falta de competitividad energética, lejanía de los puertos o la lentitud de las administraciones públicas para tomar decisiones que inciden en inversiones productivas. “Pero a fin de cuentas, que no se nos olvide: ser parte de la Unión Europea es una garantía de estabilidad, de seguridad jurídica y de pertenencia a un gran mercado, probablemente con el nivel de bienestar social más importante del mundo, pues aquí se creó el estado social de bienestar. El reto es cómo mantenerlo en este siglo XXI”.


“UN ‘FAST FOOD’ DENTRO DE UN BAR TRADICIONAL”

Apasionante”. Así recuerda José María Fernández- Capitán sus comienzos como empresario en el mundo de la restauración organizada. El ejecutivo había vivido muy de cerca el desarrollo de este segmento en las últimas décadas del siglo XX. “Empecé a trabajar en cadenas de restauración en el año 89, con 19 años. En aquellos momentos, España se estaba abriendo al mundo de la restauración organizada, de manera que se estaban desarrollando muchísimos conceptos innovadores y muy interesantes. Cuando pasaron los 90, tenía unos conocimientos y una experiencia realmente importantes: a partir de ahí, decidí desarrollar mi propio concepto con los matices y las ideas que capté durante todos aquellos años”.

El empresario quería revolucionar el mundo de la restauración. Innovar. Crear una marca con su propia identidad. Y tras muchos años de aprendizaje, nació en el 2000 la primera Cervecería 100 Montaditos en un quiosco de 19 metros cuadrados del centro comercial de Islantilla (Huelva). Un modelo estudiado, de una pieza, sin grietas. Una idea más que pensada. Clara. “Con 100 Montaditos nace un concepto innovador que incluye el monoprecio –todos hacemos la cuenta fácil si sabemos que todo tiene el mismo precio–; la megafonía para llamar a los clientes por su nombre desde la barra; un margen horario; y que no necesita salida de humos. El margen horario era capaz de hacernos vender más productos en menos tiempo. Ese concepto de bar español ordenado dio lugar a una idea única y nueva con una metodología de un fast food dentro de un bar tradicional”.

Para elegir el nombre, Fernández-Capitán se fijó en un concepto por todos conocido en aquel momento. “La idea de llamarlo 100 Montaditos surgió de las tiendas de los años 90 en las que todo se vendía a 100 pesetas. Trasladé esa idea a la restauración poniendo la cerveza, los montaditos y los refrescos a 100 pesetas. Se unía el 100 como concepto y variedad de producto al 100 del precio”. Como cualquier negocio que se empieza, 100 Montaditos necesitaba financiación para poder arrancar, pero el ejecutivo no podía acceder a préstamos porque en ese momento se encontraba sin trabajo. “Fue realmente un momento de total inconsciencia. Yo estaba en el paro y tenía un dinerillo ahorrado con el que hice una obra muy pequeña en el local que pude pagar a plazos. Era consciente de que aquel día de abril del año 2000 me la jugaba completamente. Si aquello no funcionaba estaba arruinado y si funcionaba podía montar un gran negocio. No tenía créditos con bancos porque no podía tenerlos, no tenía nada, ninguna propiedad”.

Además, su entorno no entendía porqué quería embarcarse en esa aventura. “En el mundo en el que yo vivía tenemos un maravilloso problema: una temperatura extraordinaria y un sol magnífico. Y todo el día es cuestionarte ‘para qué’ o ‘tu qué necesidad tienes’. Y eso son palabras demoledoras porque cuando te pillan con 45 o 50 años las puedes entender, pero con 25 o 30 pueden cambiarte el pensamiento de la vida. Y yo olvidé el ‘para qué’ porque no me llevaba a nada y aposté por seguir adelante, aunque todos los elementos que me rodeaban eran negativos para emprender una idea así”.

Fernández-Capitán siempre confió en el potencial de su idea porque consideraba que trabajaba un producto que era “infalible”: el pan y la cerveza. “Solo apostaba por mi idea y por lo que yo quería hacer. Tenía la fortaleza de mi experiencia: los negocios hay que montarlos con preocupación y no financiación. Si los montas con preocupación al final las cosas salen bien porque no duermes por la noche. Y si no duermes es porque te preocupas por él. Aquello era a vida o muerte. Y salió. Pero salió porque era una jugada que tenía que salir”.

SE FRANQUICIA: SR FERNÁNDEZ
Cuando el ejecutivo creó su concepto lo diseñó para franquiciarse por su simplicidad, su rentabilidad para el franquiciado, su estética, su desarrollo. José María Fernández- Capitán se considera “puramente franquiciador”. Este modelo de negocio le “gusta”, le “apasiona”. Pero, lo más importante para él es que sabe franquiciar. “Yo había pasado por ello y sabía muy bien lo que había que hacer para que el franquiciado tuviera rentabilidad y para que el proyecto fuera un concepto estrella dentro del mundo de las franquicias”. Por ello, puso un cartel en el local de Islantilla que decía ‘Se franquicia: Sr. Fernández’ y fue entonces cuando “empezó la magia”.


“CREO QUE ES MUCHO MÁS DIFÍCIL HACER LO QUE HICE, PASAR DE 0 A 100 LOCALES, QUE DE 500 A 1.000. AQUELLO FUE APASIONANTE Y LO RECUERDO CON MUCHÍSIMO CARIÑO, PERO TAMBIÉN LO PASÉ MAL. AUNQUE AHORA, SI TE SOY SINCERO, ME ENCANTARÍA VOLVERLO A REPETIR”



En aquellos tiempos, él era camarero y algunas personas le preguntaban por la franquicia. “La gente vio el cartel y empezó a llamarme por teléfono y a interesarse por el negocio. Tuve momentos muy divertidos. Por ejemplo, llegaba un señor, veía el rótulo y me preguntaba que si ‘esto’ se franquiciaba. Yo le decía que sí, que era una franquicia y le daba el teléfono. Veía desde la barra como ese señor se apartaba unos metros y me sonaba a mi el móvil. Entonces me iba a la calle y recepcionaba la llamada. Tomaba nota de su teléfono y le decía que

FERNÁNDEZ-CAPITÁN SIEMPRE CONFIÓ EN EL POTENCIAL DE SU IDEA PORQUE CONSIDERABA QUE TRABAJABA UN PRODUCTO QUE ERA “INFALIBLE”: EL PAN Y LA CERVEZA


le llamaría para quedar con él en Madrid. Luego, el señor volvía a entrar al restaurante y me decía que había hablado con la franquicia. Y yo le decía que era estupendo y que a mi me estaban tratando muy bien”. De esta manera se formaron las primeras franquicias entre los años 2001 y 2002. El camarero convertido a empresario se ocupaba de hacer el proyecto de obra, del marketing, de dirigir la primera apertura, de los suministros... “Los pedidos los llevábamos desde las tiendas de Islantilla por la noche porque la temperatura era más baja y no teníamos dinero para alquilar una furgoneta térmica”. Aquellos primeros años fueron momentos en los que el trabajo era desbordante. Fernández-Capitán recibía muchas llamadas de personas interesadas en abrir un nuevo local y al mismo tiempo que tenía que afrontar su negocio. “Cogía el AVE y me iba a Madrid. Allí quedaba con 25 o 30 personas en una cafetería. Hablaba con ellos del modelo de negocio, de la rentabilidad, ellos me hablaban de sus locales y los iba a visitar. Cuando terminaba, firmaba los contratos y me iba a Islantilla, donde me ponía a vender montaditos otra vez”. Una vez que tuvo unos 25 locales repartidos por el país, abrió una pequeña oficina en Madrid.

Y así fue creciendo hasta que en 2004 fundó el grupo de restauración organizada español Restalia, que opera con su buque insignia 100 Montaditos en once países; y en España, además, cuenta con las marcas Cervecería La Sureña y TGB The Good Burger.

CREAR MARCAS PROPIAS
Diez años después de la apertura de aquella primera Cervecería 100 Montaditos en Islantilla, el empresario desarrolló otra marca: Cervecería La Sureña. De nuevo, la idea estaba clara: botellines de cerveza en cubo, raciones y monoprecio. “El concepto me parece muy andaluz, muy del sur. El mundo del botellín es muy interesante”.

Pero Fernández-Capitán continuó poniendo su creatividad a prueba. El ejecutivo pensaba que el concepto de hamburguesa “estaba obsoleto y había que renovarse por completo”. Por ello, en 2013 presenta The Good Burger. “El pan de TGB es único y su fórmula está patentada. Una novedad que no existe en toda Europa”.

En total, la compañía cuenta con más de 700 unidades de restauración a nivel global, y a finales de este año esperan alcanzar los 800. “Creo que es mucho más difícil hacer lo que hice, pasar de 0 a 100 locales, que de 500 a 1.000. Aquello fue apasionante y lo recuerdo con muchísimo cariño, pero también lo pasé mal. Aunque ahora, si te soy sincero, me encantaría volverlo a repetir”.

El empresario asegura que, en la actualidad, Restalia es creadora de marcas porque uno de los intereses que tiene es “resetear el mundo de la restauración organizada”.


RECICLANDO LA MODA

El nombre de ECOALF viene de las iniciales de mi hijo Alfredo”, nos descubre Javier Goyeneche, fundador y presidente de esta marca de moda sostenible con prendas hechas a partir de materiales reciclados. “ECOALF representa los tejidos de las nuevas generaciones”.

El primer proyecto empresarial de Javier Goyeneche se remonta a 1992. Hijo de Alfredo Goyeneche, presidente del Comité Olímpico Español entre 1998 y 2002, Javier vio en el verano de Cobi la oportunidad de hacer negocio a través de los pines. Fundó Locopins, aventura que mantuvo activa hasta que se desvaneció la fiebre por las chapas y alfileres. Licenciado en Empresariales por la European Business School (EBS) y máster de postgrado en International Marketing Strategies en la Northwestern University Chicago (Kellog), de insaciable espíritu aventurero, poco después pondría en marcha Fun&Basics, marca de complementos que se convirtió en todo un fenómeno por la ecuación diseños tan atrevidos como atractivos y precios asequibles. En su momento de mayor apogeo Fun&Basics contaba con 19 tiendas propias en España y Portugal, 24 franquicias en España, México y Canadá, once corners en El Corte Inglés y tres outlets. Los planes pasaban por seguir con la expansion, tanto nacional como internacional. Pero entonces llegó la crisis y el descenso del consumo. Fun&Basics acabó cerrando en 2011 (aunque posteriormente recuperaría la marca el empresario José Flores). “El camino está lleno de piedras”, sostiene recordando sus anteriores proyectos fallidos. “Para volver a intentarlo y seguir adelante, se necesita mucha energía, resistencia y creer verdaderamente en el proyecto”.

SOSTENIBILIDAD E INNOVACIÓN
“Me veo como un emprendedor intentando crear una compañía que haga las cosas de forma diferente. Una marca con energía que lucha por unos valores en los que realmente cree”. Incansable, vendedor, comercial, encantador, visionario… Estos son solo algunos de los adjetivos que se han utilzado para describir a Javier Goyeneche, energía incontinente que, pese a las fallidas experiencias anteriores, o tal vez gracias a ellas, en 2012, a penas unos meses después de la desaparición de Fun&Basics, puso en marcha un nuevo proyecto, esta vez el definitivo.“La idea de ECOALF surge a raíz del nacimiento de mi primer hijo”, recuerda. “Quería contribuir a dejar un mundo mejor a mis hijos. Leía cómo estamos agotando los recursos naturales del planeta y pensaba que debía hacer algo. Me pareció que el reciclaje podía ser una solución para no seguir utilizando estos recursos de una forma tan indiscriminada. Para ello tenía que ser capaz de crear una nueva generación de prendas de moda recicladas con la misma calidad y propiedades técnicas que los mejores productos no reciclados. De esa forma demostraría que no hay que seguir cavando cada vez más profundo para sacar petróleo sino que podía transformar lo que otros llaman basura en materia prima”. Javier Goyeneche tuvo muy claro desde el primer momento que ECOALF debía guiarse por dos principios irrenunciables: sostenibilidad e innovación, los que él entiende como los valores que propulsarán el futuro. “La sostenibilidad cada vez esta mas ligada con la pobreza, cambio climático, migración... Y la innovación es lo que nos va a permitir luchar contra esos problemas. Todo lo que invirtamos en innovación es poco”.

ARREMANGÁNDOSE
Para Javier Goyeneche la mayor dificultad de la aventura fue que cuando salió a mercado: los tejidos similares que existían solo estaban reciclados en un tanto por ciento muy pequeño y eran de muy mala calidad, por lo que se vio en la obligación de empezar a crear alianzas para desarrollar una nueva generación de tejidos 100% reciclados con aspecto y texturas de tejidos sofisticados de moda. “Hemos desarrollado más de 260 tejidos reciclados nuevos de supercalidad. Nuestro concepto es diferente al más utilizado en la industria de la que ECOALF es parte. Yo siempre digo que la mía es una compañía de story doing y no de story telling. Nosotros nos arremangamos. Detectamos que hay un problema de basura en el mar y nos ponemos manos a la obra. Empezamos convenciendo a cinco pescadores para que nos dejaran poner un contenedor en sus barcos para que metieran la basura que se les quedaba atrapada en las redes y hoy en dia colaboramos con más de 2.500 pescadores en 33 puertos de España. Hemos sacado 250 toneladas del fondo del mar que luego transformamos en hilo”.

Estos valores y procesos de reciclaje se han traducido en diseños limpios, urbanos, atemporales y contemporáneos. Asegura el fundador de la marca que en ECOALF no creen en el concepto de compro-tiro, compro-tiro. Los productos

“EL CAMINO ESTÁ LLENO DE PIEDRAS”, SOSTIENE RECORDANDO SUS ANTERIORES PROYECTOS FALLIDOS. “PARA VOLVER A INTENTARLO Y SEGUIR ADELANTE, SE NECESITA MUCHA ENERGÍA, RESISTENCIA Y CREER VERDADERAMENTE EN EL PROYECTO”

 
Artículo perteneciente a: Revista Ekos - Jul 2018
 
 
  2018-09-19    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-09-19    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-09-18    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-09-18    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-09-14    RESUMEN Y COMPARTIR
 
 
Busque empresas por razón social, marca, ruc, actividad o productos
 
 
 
 
Revista Ekos ago 2018