lunes, 21 de mayo de 2018
Facebook - ekos negocios      Follow Revista Ekos on Twitter      Corporación Ekos on LinkedIn      Corporación Ekos on LinkedIn   Corporación Ekos on LinkedIn
 
Es la hora de la economía
 
Es la hora de la economía
-
 
24-abr-18  Redacción Ekos   @revistaEkos
 
Todd Chapman es un embajador que cuenta con 25 años de experiencia en el campo diplomático. Ha representado a su país en África, América y Asia. Llegó a Ecuador en 2016.
 
Texto: Fausto Maldonado
Foto: Pablo Rodríguez
"Este es el momento más crítico para discutir la política de EE.UU. frente a Ecuador. Es tiempo para la economía y en eso el papel de Estados Unidos es fundamental".

¿Cómo se describe la relación histórica con Ecuador?

La relación entre los dos países ha sido muy cercana. Ecuador fue uno de los primeros países con los que se mantuvo relación en América Latina (1830), la cual ha sido muy profunda. En ésta intevienen varios actores como el Cuerpo de Paz o USAID. De acuerdo a la última encuesta de Latinbarómetro, el 84% de los ecuatorianos tiene una buena imagen de EE.UU. Por otro lado, más de 1.500.000 personas ecuatorianas viven en esa nación y 100.000 estadounidenses residen en Ecuador. Estados Unidos es el país que concentra la mayor cantidad de ecuatorianos en el exterior.

En relación a América Latina, la región está en un proceso de renovación de algunos presidentes (Colombia, Brasil, Chile), ¿Cómo ve EE.UU. a la región?

Es evidente que cuando hay un nuevo presidente hay cambios en la política exterior. América Latina es una zona que requiere especial atención. Más del 44% de las exportaciones de EE.UU. se concentra en este hemisferio, lo que hace a la región un socio comercial de gran importancia para el país. Uno de los ejemplos de la importancia de EE.UU. es el hecho de que en este momento se encuentra un proceso de renegociación del TLCAN. El compromiso con América Latina y el hemisferio es sólido. En este momento Estados Unidos trabaja sus relaciones con un enfoque en lo bilateral antes que por bloques.

En materia de seguridad, hay varios temas que tienen un impacto negativo en el país y en América Latina, por lo que hay que enfocar el trabajo en estas redes ilícitas para combatir este mal.

¿Qué implica el cambio de las relaciones con el enfoque de Estados Unidos hacia lo bilateral?

La administración anterior quería negociar con bloques, pero el Presidente actual está mostrando una preferencia por mejorar los acuerdos existentes y algunos necesitan ser renovados. Esto significa para Ecuador y la región, nuevas oportunidades y el Gobierno estadounidense está interesado en negociar con todos los países.

¿Se puede decir que hay una tendencia a bajar tensiones entre las dos naciones?

Si bien entre naciones pueden existir tensiones, entre las nuestras éstas no provienen de la gente. En la mayoría de los casos son el resultado de políticas dictadas por los gobiernos, ya que hay casos en los que se tienen diferentes opiniones. Siempre habrán desacuerdos, sin embargo, debe existir la madurez suficiente para aceptarlos, pero cuando la misión es compatible se puede trabajar juntos y esa es la propuesta de EE.UU. hacia Ecuador.

Con el cambio de gobierno en Ecuador se evidencia una diferencia en el discurso y el deseo de establecer trabajo conjunto, que se ha manifestado desde el inicio de la presidencia. El mensaje ha sido claro y se busca refrescar las relaciones. Las palabras y los hechos han señalado una apertura y permiten retomar las oportunidades perdidas.

¿Qué oportunidades son las más importantes a corto plazo? ¿Cómo se puede fortalecer esta relación?

Además de la relación cultural, hay dos áreas principales en las que se puede organizar la cooperación o amistad productiva: economía y seguridad.

En materia de economía, EE.UU. tiene una gran incidencia en Ecuador. Si se analiza la presencia de empresas, empleo generado, exportaciones, remesas, entre otros, el peso de la nación es significativo.

Las importaciones se redujeron debido al menor consumo en Ecuador y a la aplicación de salvaguardias. Esta medida tuvo un gran peso dentro de la relación económica. Pero analizando el presente, EE.UU. busca trabajar con Ecuador, pero primero se deben resolver los problemas existentes como los arbitrajes pendientes y la falta de un Tratado Bilateral de Inversiones (TBI). Antes de pensar en algo grande como un acuerdo comercial, hay que solucionar los problemas actuales.

Ecuador tuvo un TBI con EE.UU. y lo denunció. Para implementar otro acuerdo de este tipo se requiere la aprobación del Senado y del Congreso. De todas maneras, si no hay garantías en el sistema jurídico se deben generar tratados que puedan proporcionarla.





En materia de seguridad, EE.UU. busca apoyar y asistir para fortalecerla. Estamos listos para cooperar y ahora se deben concretar los acuerdos y entendimientos diplomáticos necesarios. No buscamos establecer una presencia mediante una base militar, ya que en la actualidad hay nuevos métodos y tecnologías que no habían hace 20 años. Adicionalmente, se trabaja con Colombia, ya que EE.UU. quiere ser parte de la solución y el esfuerzo de expandir la cooperación para fortalecer la seguridad de ecuatorianos. En materia de drogas, tenemos una responsabilidad en el consumo, pero esta lucha se hace en conjunto con acuerdos firmados y entendimientos.

¿Cuál sería el momento más propicio para que el gobierno de EE.UU. genere un mayor acercamiento con el gobierno ecuatoriano?

Lo ideal es que sea este año. Pero es importante que se den avances ya que el gobierno estadounidense responde a su sector privado que quiere resolver los temas de arbitrajes pendientes, propiedad intelectual, entre otros. Además, es importante generar un escenario transparente y con mayores certidumbres.

¿Qué posibilidad tiene Ecuador de expandir su horizonte de exportaciones hacia Estados Unidos?

Si se resuelven los temas pendientes, las exportaciones podrían tener un aumento significativo. Si evaluamos la situación de otros países de la región, Ecuador tiene todo lo necesario para su expansión y ofrecer productos con valor agregado, principalmente aquellos orgánicos. Chile y Perú han conseguido ingresar en el mercado estadounidense con frutas exóticas pero Ecuador tiene una gran ventaja en los productos orgánicos, que contaminan menos y no requieren grandes extensiones. Ecuador está más cerca de EE.UU. que Chile y Perú y sus productos como rosas tienen ventajas, pero sus vecinos tienen acuerdos comerciales y eso les beneficia más en materia comercial.

¿Hay recelo y escepticismo de un acuerdo comercial más profundo?

Fui uno de los negociadores del TLC con Costa Rica, por lo que conozco esos temores que EE.UU. también los comparte. Por ejemplo, Carolina del Sur temía perder su producción de medias y ropa interior, pero ahora producen vehículos BMW y Mercedes Benz con fábricas enormes. Los acuerdos comerciales requieren de ajustes económicos. Hay productos ecuatorianos que no tienen mejor calidad que otros producidos en el exterior, pero otros como el cacao o mango son los mejores del mundo. Para esto se requiere un análisis de la economía, evaluar lo que se puede hacer mejor y comercializarlo. La aversión al comercio se da por falta de estudio y temor al cambio. Siempre se olvida al consumidor en materia de comercio exterior, porque si se paga más por un producto local, se paga un subsidio.

La teoría económica funciona, pero ¿hay límites como el tema del metal?

Se busca tratamiento recíproco. Muchas de las quejas van a China porque se compra todo de ese país pero ellos bloquean el acceso a su mercado. La nueva administración estadounidense es más dura y franca, ya que promueve la reciprocidad. El plan económico del país debe tener una nueva visión para promover al sector privado, que haga que la economía crezca. Por ese motivo en EE.UU. se bajó el impuesto para las empresas, lo que hizo que la bolsa suba y el dinero retorne al país. Por ejemplo, Apple va a repatriar USD 237.000 millones con planes de contribuir USD 350.000 millones a la economía estadounidense en los próximos cinco años.

¿Cuáles han sido los puntos más destacados de la cooperación de Estados Unidos?

Se ha trabajado, entre otros campos, en materia de educación, cultura y contacto de los pueblos. Por ejemplo, se ha potencializado la formación en inglés y el fortalecimiento de emprendimientos. En educación, se trabaja mucho con universidades para internacionalizarlas. Para la formación en inglés se ofrecen becas para estudiantes y se trabaja directamente con el Ministerio de Educación, de tal forma que la mitad de los voluntarios de paz trabajan en esta línea.También se fomenta el emprendimiento a través del programa Dream Builders que tiene un enfoque hacia las mujeres y con un alcance nacional.

¿Cómo evalúa la situación del turismo de estadounidenses hacia Ecuador?

Es un área en la que personalmente he trabajado con funcionarios públicos y representantes del sector hotelero. Ecuador tiene mucho por hacer para atraer más gente. Se debe definir el tipo de turistas que se busca, mejorar la oferta y extender el tiempo de visita. Uno de los mayores problemas que existe es el alto costo del transporte aéreo, sobre todo por los impuestos que se aplican. Se debería evaluar las pérdidas en este ámbito en relación a lo que se deja de percibir por cada turista que viaja a Ecuador. Las ideas del pasado tendrán resultados del pasado. Es el momento de reflexionar que la relación entre ambos países puede mejorar y la economía, avanzar en un camino que cree empleo, inversión y combata la pobreza.
 
Artículo perteneciente a: Revista Ekos - May 2018
 
 
  2018-05-21    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-05-18    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-05-18    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-05-18    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-05-18    RESUMEN Y COMPARTIR
 
 
Busque empresas por razón social, marca, ruc, actividad o productos