miércoles, 14 de noviembre de 2018
Facebook - ekos negocios      Follow Revista Ekos on Twitter      Corporación Ekos on LinkedIn      Corporación Ekos on LinkedIn   Corporación Ekos on LinkedIn
 
Cualquiera puede innovar como Walt Disney si sigue este simple proceso
 
Cualquiera puede innovar como Walt Disney si sigue este simple proceso
-
 
02-ago-18  Redacción Ekos   @revistaEkos
 
La creatividad es la clave de la innovación. Aquí la forma de proteger y alimentar la tuya.
 

¿Te has encontrado a ti mismo murmurando estas palabras: “Siempre he querido…” O “Lo que realmente quiero hacer es…”


Estas palabras son la raíz de toda innovación. Son lo que se necesita para empezar un nuevo negocio, revolucionar tu compañía ya existente, lanzar un nuevo producto. Son las palabras de tu creativo interno.


Y la mayor parte del tiempo, van seguidas de una larga lista de razones por las que probablemente no puedas hacer lo que dijiste. Éste es tu crítico interno, siempre listo para pronunciarse, con una voz muy confiada.


El secreto para nutrir a ese creativo es entender los 3 modos del proceso creativo, personificados en uno de los grandes innovadores del mundo.


Los investigadores dicen que Walt Disney usaba tres sombreros diferentes cuando estaba enganchado con su trabajo: el Creativo, el Crítico y el Planeador. Disney literalmente se vestía y actuaba diferente cuando estaba en cada rol, y sus compañeros podían identificar qué Walt había llegado a la junta de ese día.


Todos los personajes, las películas y los parques temáticos fueron concebidos en el modo creativo, el modo de lluvia de ideas en el que no hay una idea mala. Idealmente, ese modo existe en un espacio altamente protegido, lleno de visión e inspiración.


Una vez que decides hacer realidad tu idea creativa, dale entrada al modo planeador. Los planeadores y los creativos son amigos, porque los planeadores no cuestionan el plan, su misión es hacer realidad las cosas. ¿Quieres llevar a un hombre a la luna? ¡Sí señor! ¡Encontraremos la forma de hacerlo! Cuando el creativo interno de Disney decidió crear un ratón que cantaba y bailaba, el planeador interno no cuestionó al ratón, simplemente descifró la forma de hacerlo realidad.


¿Quién sí cuestionó al ratón? El crítico. El crítico encuentra las debilidades que pueden hacer que un plan fracase. Los críticos no quieren hacer daño, sólo tratan de asegurarse que todas las piedras hayan sido removidas del camino. Tu conoces a los críticos: ese amigo que te dice que necesitas dormir más, el doctor que te dice que tienes que bajar de peso. Sólo quieren ayudarte a dar lo mejor de ti. Los críticos son una parte importante del equipo. Pero, aquí la clave para innovar: el crítico tiene que mantenerse muy alejado del creativo. Nunca, nunca de los nunca pueden cohabitar el mismo espacio o la misma conversación. El crítico es demasiado asertivo, el creativo es demasiado frágil. El crítico puede ahogar al creativo antes de que el planeador llegue.


El Modelo de Disney, desarrollado por entrenador de programación neurolingüística Robert Dilts, es un método creativo de pensamiento ampliamente aceptado y usado en muchas compañías.


Una vez que lo entienden se dan cuenta de que proteger al creativo interno es una habilidad que tienen que desarrollar. Incluso la gente altamente entrenada para ser críticos en su vida profesional.


Aquí algunas estrategias que ayudan a proteger tu creativo interno:


- ¡Aprende algo de Walt Disney y vístete diferente cuando estés en cada papel! Puede que te convenga tener un sombrero que sólo uses cuando estés en modo creativo.


- Las compañías suelen usar la estrategia de designar diferentes salas de juntas para cada forma de pensamiento. Intenta esto en las diferentes áreas de tu casa, o detecta un parque o una cafetería especial para cuando quieras estar en tu zona estrictamente creativa.


- Inspírate con la técnica de improvisación, la zona creativa por excelencia, en la que la primera regla es que siempre digas que “sí” a la idea de tu compañero y nunca digas “no”.


- Escribe lo que salga de tu cabeza en un flujo de consciencia. Después analiza cada oración para determinar si vino del creativo, del planeador o del crítico. Es bastante útil observar qué porcentaje de ideas vienen de cada uno.


- Asegúrate de invitar al planeador. Tal vez tu creativo interno puede estar desmotivado porque tienes muchas ideas que nunca se concretan y necesitas pasar más tiempo en modo planeador. O tal vez el creativo está confundido por emociones intensas y puede ser reafirmado por el enfoque metódico del planeador para ejecutar esa idea.


¡Date un respiro este verano! Muchos emprendedores cometen el error de no tomar vacaciones. Pero tener nuevas experiencias te lleva a un cambio de perspectiva que puede hacer nuevas conexiones en tu cerebro, creando ideas frescas.


Fuente: Entrepreneur


 
 
 
  2018-11-14    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-11-13    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-11-13    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-11-13    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-11-12    RESUMEN Y COMPARTIR
 
 
Busque empresas por razón social, marca, ruc, actividad o productos
 
 
 
 
Ekos Especial Innovación