lunes, 17 de diciembre de 2018
Facebook - ekos negocios      Follow Revista Ekos on Twitter      Corporación Ekos on LinkedIn      Corporación Ekos on LinkedIn   Corporación Ekos on LinkedIn
 
Mango: todo empezó en un coche lleno de camisetas
 
Mango: todo empezó en un coche lleno de camisetas
-
 
23-nov-18  Redacción Ekos   @revistaEkos
 
Por: Lucía Martín
 
Seguramente, el fundador de la empresa nunca imaginó que una de sus camisetas, que portaba el nombre de la firma, iba a servir como arma política y es que la valenciana Mónica Oltra no dudó en ponerse una camiseta de Mango en 2012 durante la comisión que investigaba el saqueo de Emarsa: se había aprobado en las Cortes valencianas una prohibición por la cual los diputados y visitantes no podían utilizar prendas de vestir y pancartas que aludieran a terceros o “menoscabasen el decoro”. Y ahí estaba Oltra, con su camiseta Mango, porque aparte de una firma de moda, lo cierto es que el término tiene muchas acepciones, como la del verbo que estaban tratando en aquella comisión en Valencia. O la del fruto exótico, que jugó un papel fundamental en esta historia, como veremos más adelante…

Lo han adivinado, hablamos de moda femenina, en concreto, de una firma textil española de mucho éxito: la catalana Mango. No cuenta con tanta solera como otras marcas que hemos visto en esta sección (ellos vieron la luz en 1984), pero es una firma exitosa, la segunda marca de moda española y con gran proyección internacional. Hoy cuentan con 2.190 tiendas y casi 16.000 empleados, pero sus inicios, como los de muchas otras historias familiares, no fueron fáciles y son un ejemplo de empeño y trabajo.

Isak Andic y su hermano Nahman fueron los fundadores de la empresa, que tuvo su primer punto de venta en el céntrico Paseo de Gracia de Barcelona a principios de los ochenta. Pero este no fue, ni mucho menos, el primer paso que dieron en la moda: la carrera de Isak debutó a los tempranos 17 años. Cuando otros están pensando únicamente en salir de juerga con los amigos, él vendía playeras hippies en varias tiendas de Barcelona. Como le iba bien, abrió su propio puesto en un pequeño mercado. Pero había que crecer, que para eso demostraba tener olfato con los negocios, y con las ganancias de las playeras expandió su negocio a la ropa, blusas y camisetas bordadas, que venían de Turquía y que él mismo iba vendiendo por toda España a bordo de su coche.

Y como el negocio iba creciendo y cada vez vendía más mercancía, llegó un momento en que todo no cabía en su pequeña tienda del mercado, por lo que tuvo que alquilar su primer almacén, abriendo su primer establecimiento en el Paseo de Gracia. Pero claro, había que tener un nombre, algo fundamental cuando se tiene un negocio y no es tarea fácil decantarse por uno: tiene que ser pegadizo, como una buena canción, ser corto, fácil de recordar, a ser posible, pronunciarse igual en varios idiomas... La inspiración le llegó en la otra punta del globo terráqueo, donde había ido a relajarse un poco de los negocios: allí probó por primera vez una fruta exótica, el mango. Y ese nombre le pareció perfecto para su empresa.

EN 1992 TENÍAN 99 TIENDAS EN ESPAÑA

Así, de esta forma es como nació la firma que factura más de 2.000 millones de euros con casi 16.000 empleados en plantilla. Todo un gigante de la moda nacional.

Pero sigamos en este viaje al pasado: nos quedamos con Isak Andic y la inauguración de su primera tienda. Fue el pistoletazo de salida a una ristra de aperturas por toda la geografía española (la siguiente sería un año después, en Valencia), de tal forma que apenas una década más tarde, en 1992, la empresa abría su tienda número 99 en nuestro país. Todo un hito y en un tiempo récord. Y con visión de futuro y siendo un adelantado: en 1988, cuando contaba con más de diez tiendas en España, puso en marcha el sistema de producción Just in Time, o sea, producción en función de la demanda del mercado. Y es que algunas de las claves del éxito de la firma de moda pueden parecer perogrulladas vistas ahora, pero si lo tomamos con perspectiva, fueron ideas brillantes e innovadoras para su tiempo.

Mango nació con el objetivo de vestir a una mujer urbana y moderna (estamos hablando de los años ochenta). Otro de sus aciertos fue crear una imagen de marca global que se basaba en vender prendas de calidad, de moda, a un precio asequible, a un público joven. Todos estos ingredientes hicieron que, año tras año, aumentaran sustancialmente sus clientes, el número de tiendas y las ventas de la compañía. En 1992, se inició la expansión internacional de la empresa, con la apertura de dos tiendas en Portugal. Justo un año después, se abriría la tienda número cien en nuestro país.

La locomotora estaba en marcha y no había vuelta atrás: en 1995, la empresa catalana aterrizaba en Asia. Pero no solo allí, fue el año en el que se abrieron más de ¡mil tiendas! En un total de 89 países, principalmente en Europa, USA, China y América Latina. Todo un récord.

También supieron aprovechar el desarrollo de internet, siendo pioneros en el sector digital: lanzaron su página web en 1996, cuando muy pocas marcas nacionales disponían de una (la tienda online está operativa desde el año 2000). No solo fueron pioneros sino que apostaron claramente por la tecnología: su plataforma les ha permitido ser muy efectivos a la hora de realizar campañas de marketing (y por extensión, incrementar la noción de marca y captar más público) pero también de mejorar el diseño de las prendas e incluso los métodos de venta.

En 1997, el volumen de negocio generado en el extranjero superó por primera vez al del mercado interior, otro hito para la compañía. Unos años después, en 2002, la multinacional llegó por primera vez a los cinco continentes, coincidiendo asimismo con el inicio de su expansión en el mercado chino. Ese mismo año crearían el Departamento de Responsabilidad Social Corporativa. En 2006, entrarían en el mercado americano y ese mismo año, en una apuesta clara por el diseño, pusieron en marcha El Hangar: un centro de diseño de 14.000 metros cuadrados en el que trabajan más de 700 personas. Allí se busca, sobre todo, desarrollar nuevos talentos y mejorar la comunicación entre los distintos equipos de la empresa (ver apoyo).

LLEGA EL PUNTO DE VENTA NÚMERO MIL

En 2007, un año después de la inauguración de El Hangar, tuvieron lugar otros dos hitos: la apertura del punto de venta número mil y una facturación que, por primera vez, superó los mil millones de euros. Cifras redondas que demostraban el éxito de la compañía. En 2008 entraría en funcionamiento su nuevo centro de distribución en Parets del Vallés y ese mismo año inaugurarían su primera tienda para hombre, una evolución natural que ya dejaría atrás la firma de moda únicamente femenina que fue su embrión. En 2010, Mango conseguía estar presente en más de cien países, otro hito.

La empresa renueva en 2011 su imagen corporativa, con un nuevo logotipo, año en el que también se inician las obras del futuro Parque Logístico en Lliçà d’Amunt, que contará con una superficie total de 330.000 metros cuadrados.

En 2013 y tras lanzar con éxito la línea de moda para hombre, sigue la diversificación para captar nuevos públicos con el lanza-miento de la línea Mango Kids y de Mango Sports & Intimate. En 2014 aparecería en el mercado la línea Violeta by Mango, destinada a tallas grandes. Tras esta nueva división está Violeta, sobrina de Isak.

El presidente de la empresa es sumamente celoso con su vida privada y no se prodiga en los medios de comunicación. Isak tiene tres hijos, Jonathan (actual vicepresidente ejecutivo), Judith y Sarah, de su matrimonio con Neus Raig, de quien está separado. Los dos mayores llevan tiempo en la empresa, donde han pasado por distintos departamentos. Junto con Violeta, forman parte de la nueva generación familiar que ya está en la compañía.

Pero prosigamos con el recorrido histórico: en 2016 se consolida el nuevo modelo de retail con la apertura de 27 nuevas megastores. El año pasado, los catalanes siguieron con su polí-tica de apertura de estas macrotiendas, un total de veinte más, llegando así a las 211. Algunas localizadas en ciudades (y calles de referencia) como la céntrica calle Serrano de Madrid, en Lisboa y en el Soho de la icónica Nueva York.

En la actualidad, la compañía cuenta con una superficie de venta que supera los 812.000 metros cuadrados, casi 16.000 per-sonas en plantilla (un 80%, mujeres), y está presente en 110 países con un total de 2.190 puntos de venta.

Mango facturó en 2017 más de 2.100 millones de euros (algo menos que el año anterior), un 77% de esta cifra, fuera de España. La venta online representa algo más del 15% de la facturación.

Andic dispone de una sociedad inmobiliaria, Punto Na, que está creciendo considerablemente en los últimos años. Al igual que ha hecho Amancio Ortega con Pontegadea, Andic está adquiriendo activos inmobiliarios en zonas estratégicas (como el inmueble de su macrotienda del centro de Madrid, que dispone de más de 8.000 metros cuadrados). A finales de 2015, los activos de esta sociedad estaban valorados en 1.329 millones de euros. Y es que no solo de moda vive el hombre (y no hay que poner tampoco todos los huevos en la misma cesta, cuando se habla de inversión), aunque haya sido la moda la que haya hecho rico a Isak Andic.


 
Artículo perteneciente a: Revista Ekos - Nov 2018
 
 
  2018-12-14    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-12-14    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-12-13    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-12-05    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-12-05    RESUMEN Y COMPARTIR
 
 
Busque empresas por razón social, marca, ruc, actividad o productos