miércoles, 18 de octubre de 2017
Facebook - ekos negocios      Follow Revista Ekos on Twitter      Corporación Ekos on LinkedIn      Corporación Ekos on LinkedIn   Corporación Ekos on LinkedIn
 
Creatividad sola no es rentabilidad: Lecciones de la historia de McDonald’s
 
Creatividad sola no es rentabilidad: Lecciones de la historia de McDonald’s
-
 
12-oct-17  Redacción Ekos   @revistaEkos
 
Existen muchas buenas ideas en el mercado, pero no basta con generar algo novedoso para alcanzar el éxito. Si una buena idea no se hace rentable ésta se puede quedar estancada. La historia de McDonald’s es una de las más ricas en lecciones.
 

¿Quién en el mundo no se ha deleitado alguna vez con una hamburguesa de McDonald´s? La exitosa multinacional de comida rápida, fundada el 15 de mayo de 1940, en San Bernandino California. Su impacto a nivel mundial es incuestionable.

Pero McDonald´s va más allá de su apetitosa hamburguesa con papas fritas y bebida,  su éxito se debe a la fusión de ideas emprendedoras, una visión clara y la perseverancia. Si bien esta cadena tuvo acogida por si sola cuando los hermanos Richard (Dick) y Maurice (Mac) McDonald’s la crearon con un modelo de negocio eficiente, no se compara al imperio en el que se convirtió globalmente gracias a Raymond Albert Kroc (Ray Kroc), quien catapultó la marca hacia lo más alto hasta hoy en día.

Todo inicia cuando Dick y Mac deciden comprar algunas máquinas para hacer batidos a Kroc, un vendedor de 52 años, quien no se había realizado en su vida profesional todavía. Los fundadores de la cadena eran brillantes, construyeron un modelo de negocio que ofrecía rapidez, basados en el control de calidad, cuando todos los negocios similares de la época fallaban en servicio y tiempo.

El restaurante de comida rápida redujo su menú a pocas opciones, ya que se percataron que el 80% de sus ingresos provenía de la venta de hamburguesas. La cocina la convirtieron en una especie de “línea de ensamblaje” con amplias parillas; contaban con dispensadores de condimentos, de este modo las hamburguesas salían siempre iguales. Además, introdujeron el concepto self service, permitiéndoles reducir el tiempo de 30 minutos a 30 segundos aproximadamente.

Sin embargo, pese a tener ideas creativas tangibles que los diferenciaba de la competencia, y un negocio rentable, les faltaba visión. Cualidad que le sobraba a Kroc, el vendedor fracasado que se convirtió en millonario gracias a la búsqueda constante de mayores ventajas competitivas para un negocio que ya era sólido y tenía popularidad en su localidad, a pesar no ser suyo.

Cuando Kroc conoce el lugar queda sorprendido por la efectividad de procesos internos, los analiza a detalle y ve oportunidades de expansión de la marca. De tal manera que propone a Dick y Mac esta idea. Los hermanos por su lado no estaban interesados, tras una mala experiencia que tuvieron al abrir una franquicia, de modo que dieron a Kroc potestad para que se encargue de esta tarea.

Mientras Kroc soñaba con expandirse a nivel nacional porque veía la rentabilidad en potencia, los hermanos McDonald carecían de ambición, su sueño tan solo se focalizaba en alcanzar USD 1 millón de dólares antes de cumplir los 50.

Después de tener un gran éxito con la expansión, Krocs se obsesiona con comprar la empresa, los hermanos McDonald dudaron entregarle su creación, pero terminaron exigiéndole USD 2,5 millones y un 1% de los beneficios de la compañía para vender los derechos de su negocio. El trato se cerró con un apretón de manos, puesto que ambas partes no estaban interesadas en pagar el 0,5% ante hacienda. Es así como los hermanos McDonald pasaron de tener la mejor idea de su vida a adoptar la peor idea, Kroc pagó el valor pactado, pero jamás se les concedió el 1% de regalías, al fin al cabo su acuerdo se selló tan solo con palabras.

Roy Kroc abrió su primer McDonald’s en Des Plains, Illinois. En 1965, el número de restaurantes alcanzó los 700 y hoy en día existen más de 30 mil locales alrededor del mundo.  El fundador del imperio, mantuvo las características de rapidez y calidad, es más las potencializó, su lema era “Calidad, Servicio, Limpieza y Precio”.

Kroc se aseguró de pasar a la historia como el fundador de McDonald’s, incluso en su autobiografía puso como apertura de la compañía al año 1955, cuando él abrió su primer restaurante en Illinois. Y es que por más creativa y emprendedora que sea una persona, si no genera mayor rentabilidad a su negocio, los grandes tiburones las absorben y eso es justamente lo que pasó con sus reales fundadores.

Hoy por hoy, McDonald’s obtiene ingresos de tres maneras: la primera es la contribución que pagan los franquiciados; la segunda son los arriendos de más de 30.000 inmuebles que tiene alrededor del mundo; y, la tercera, por la venta de productos en sus restaurantes.

Qué mejor manera de aprender que de un caso de éxito real. Hay cinco lecciones que destacar de esta gran historia llena de mucha controversia, algunos defienden a Dick y Mac, porque trabajaron más de 30 años en crear ese modelo de negocio que tuvo popularidad. Mientras que otros destacan la tenacidad de Kroc para quedarse con todo por crear estrategias que permitieron a McDonald’s convertirse en un éxito por décadas.

Persistencia

Kroc se repetía así mismo esta palabra constantemente, persistencia.  Solo las personas que son perseverantes y se enfocan en trazar metas para alcanzar sus objetivos logran llegar a la cima. Ya hemos visto muchas historias de éxito detrás de varios fracasos.  Los inicios siempre suelen ser complicados y suponen invertir mayor tiempo y capital, pero la clave es no desanimarse, peor aún rendirse.

Un obstáculo es una oportunidad de innovar

Los hermanos McDonald crearon su propio modelo, pasaron de entregar productos con calidad, de 30 minutos a 30 segundos. Esto significó un valor agregado en relación con otros establecimientos cuyo servicio dejaba mucho que desear. Esto hizo inmediatamente que la gente los elija como la mejor opción. Otro valor diferenciador es que abrían de lunes a domingo, de forma ininterrumpida.

Se tardaron algún tiempo en dar vida a este proyecto, después de varios intentos fallidos en otros negocio, al fin le dieron al blanco. Estas ideas fueron bastante buenas, sin embargo, los fundadores se quedaron sumergidos en ésta, sin miras de desarrollo, lo que podía pasar es que pronto otros negocios similares copiarían su idea y mejorarían.

Invertir para crecer

Quien no arriesga, no gana. Es así en el mundo de los negocios y Kroc lo tuvo claro desde un inicio, él estaba consciente de que para expandir la empresa había que invertir. Con capital en mano podía trazar estrategias de esparcimiento que hicieran más grande su proyecto. Este personaje tuvo una fuerte convicción de que hacerlo era una mina de oro  y no dudo en buscar créditos en el banco, inversores, incluso hasta hipotecó su casa para lograr su propósito.

La ambición no tiene edad

Kroc tuvo los ojos puestos en el diamante sin pulir que los hermanos McDonald nunca vieron. A una edad donde él debía estar pensando en el retiro, empezó a desarrollar un modelo de negocio que prometía prosperidad y riqueza con las franquicias de McDonald’s.

Enamórate del proceso

Kroc se enloqueció a primera vista del  modelo de calidad y servicio de los hermanos McDonald y se apasionó en desarrollarlo hasta el punto de expandirlo. Creer en tus proyectos es la base del éxito, si no tienes fe en tu idea, incluso el plan más lucrativo podría fallar.



 
 
 
  2017-10-18    RESUMEN Y COMPARTIR
  2017-10-18    RESUMEN Y COMPARTIR
  2017-10-18    RESUMEN Y COMPARTIR
  2017-10-18    RESUMEN Y COMPARTIR
  2017-10-17    RESUMEN Y COMPARTIR
 
 
Busque empresas por razón social, marca, ruc, actividad o productos