lunes, 25 de marzo de 2019
Facebook - ekos negocios      Follow Revista Ekos on Twitter      Corporación Ekos on LinkedIn      Corporación Ekos on LinkedIn   Corporación Ekos on LinkedIn
 
Visitamos a: María Fernanda Espinosa
 
Visitamos a: María Fernanda Espinosa
-
 
13-mar-19  Redacción Ekos   @revistaEkos
 
Con orgullo se toma el ser la primera mujer ecuatoriana y latinoamericana en presidir la AGNU.
 
Por: Jorge Sánchez _ Cristina Recalde
En el despacho de la Presidenta de la Asamblea General de Naciones Unidas (AGNU) siempre hay chocolate y rosas ecuatorianas. Busca compartir algo de su país con los jefes de estado y primeros ministros que la visitan. Con orgullo se toma el ser la primera mujer ecuatoriana y latinoamericana en presidir la AGNU.





María Fernanda Espinosa, ex Canciller y Embajadora de Ecuador ante Naciones Unidas, y ex Ministra de distintas carteras de gobierno, asumió su nuevo cargo en septiembre de 2018. Trazó su plan de trabajo en torno a siete ejes que considera los más importantes: igualdad de género; migración y refugio; derechos de personas con discapacidad; acceso a empleo decente; el rol de los jóvenes para la paz y la seguridad; acción ambiental y cambio climático; y revitalización del sistema de Naciones Unidas.


La igualdad de género es un tema que destaca para Espinosa, quien trabaja para garantizarla dentro del sistema de Naciones Unidas. “Para esto estamos trabajando muy de cerca con el Secretario General de la ONU y, por ejemplo, en el proceso de reforma de la ONU se ha logrado que las posiciones de alto nivel, las autoridades del Secretariado, tengan paridad total”, señala Espinosa.

En este encuentro, la también académica y escritora de 54 años, profundizó con Ricardo Dueñas, CEO de Grupo Ekos y Presidente de Pacto Global Ecuador, sobre tres de los siete temas prioritarios de su agenda, y se refirió al rol del sector privado para el cumplimiento de los ODS.








Igualdad
de género

Según Espinosa, hay una estrategia consensuada para trabajar en tres frentes. El primero tiene que ver con lograr que la AGNU “tenga un lente específico puesto sobre los derechos de las mujeres y las niñas”. La idea es que sus resoluciones y políticas alimenten a las legislaciones de los distintos países.

El segundo frente busca garantizar la igualdad dentro del sistema de Naciones Unidas. Para ello se promueve la paridad de género en todas sus instancias. El gabinete de Espinosa, por ejemplo, está conformado en un 60% por mujeres. Y, el último dice relación con la generación de conciencia. Espinosa creó un Grupo de Líderes por la Igualdad de Género, “donde 10 mujeres, influencers de todo mundo, multiplicarán el mensaje del cambio cultural”. 


Cambio climático

El desafío es llevar los acuerdos y compromisos políticos a la práctica cotidiana de los países, a la vez de conseguir el financiamiento para implementarlos. Espinosa ejemplifica con el Fondo Verde para el Clima (creado hace 9 años), que hasta la fecha no ha recaudado los USD 100.000 millones anuales que se fijó como meta para la mitigación y adaptación al cambio climático de los estados del sur. La transferencia tecnológica y la generación de capacidades para construir resiliencia son otras de las claves.

Del 20 al 22 de marzo de este año en Buenos Aires será la Segunda Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Cooperación Sur-Sur, donde se discutirán estos y otros temas en la antesala de la próxima cumbre de cambio climático.


Migración y refugio

“La migración no es una opción, es una necesidad de supervivencia”, afirma Espinosa. De ahí que los países miembros estén obligados a respetar la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el Pacto Mundial sobre Refugiados.

Pero la tarea no termina ahí. Se debe garantizar la integración de las poblaciones refugiadas a los países de acogida, y que exista una política de retorno adecuada una vez que estén dadas las condiciones para que vuelvan a sus naciones de origen.

Latinoamérica adopta respuestas coordinadas, aunque aún no hay un consenso respecto a las soluciones a largo plazo. Según Espinosa, Ecuador tiene experiencia en el tema, “y ha sido reconocido internacionalmente como un país ejemplar de acogida”.


El rol del
  sector privado

Los grandes desafíos no pueden superarse sin la participación de la sociedad civil, la academia y las empresas. “Por ejemplo, si decimos que para lograr la Agenda 2030 se tienen que generar 600 millones de nuevos empleos, eso tiene que venir en gran parte del sector privado”, destaca Espinosa. Lo mismo cuando se habla de reconversión tecnológica, empoderamiento de mujeres y reducción de la brecha salarial.

Si bien Naciones Unidas es un espacio intergubernamental, Espinosa reconoce que hace falta una “estructura de seguimiento” o articulación que propicie la colaboración de los empresarios y CEO más allá de las reuniones episódicas a las que son invitados. El empresariado es un aliado estratégico que tiene que hacer suyos los derechos laborales y humanos de las personas.
 
Artículo perteneciente a: Revista Ekos - Mar 2019
 
 
  2019-03-25    RESUMEN Y COMPARTIR
  2019-03-25    RESUMEN Y COMPARTIR
  2019-03-25    RESUMEN Y COMPARTIR
  2019-03-25    RESUMEN Y COMPARTIR
  2019-03-25    RESUMEN Y COMPARTIR
 
 
Busque empresas por razón social, marca, ruc, actividad o productos