lunes, 19 de noviembre de 2018
Facebook - ekos negocios      Follow Revista Ekos on Twitter      Corporación Ekos on LinkedIn      Corporación Ekos on LinkedIn   Corporación Ekos on LinkedIn
 
Matriz productiva
 
Matriz productiva
-
 
04-nov-14  Redacción Ekos   @revistaEkos
 
La situación económica del país requiere de transformaciones estructurales para enfrentar los desafíos futuros. El Gobierno lleva adelante el cambio de matriz productiva. ¿Cuánto tardará en lograrse? ¿10, 20, 30 años? El tiempo que sea necesario, señalan las autoridades.
 
Esto recién empieza y las tareas pendientes son enormes. Del lado privado, se pide estabilidad jurídica y mayor apertura a los mercados internacionales, ya que las inversiones privadas que llegan aún son pequeñas. En esta edición se recogen los avances logrados en estos primeros pasos del proyecto y los desafíos que todos los actores tienen por delante.
Más Información
 
Comercio exterior, el déficit no petrolero aún supera los USD 7.000 millones
Inversiones, el Sector Público aporta más
Matriz Productiva: ‘Es el mejor momento para invertir’
Cuentas fiscales, el requerimiento de dinero es cada vez mayor
Productividad ‘Se requiere estabilidad normativa’
 
CASOS DE ÉXITO
Avon
CNT
Enfarma EP
Conocimiento y Economía
Nestlé
Ecuapack
La Fabril
Indurama
Sedemi
QSI Ecuador
Microempresas, el reto es captar más mercados
Perspectivas: Una tarea bajo menores niveles de crecimiento
 
El escenario
Un plan que todavía se depura. Cuatro objetivos delinean la primera fase.


Durante los últimos dos años, el Gobier­no ecuatoriano ha emprendido la tarea de posicionar su proyecto de cambio de matriz productiva, en su objetivo de que el país, en los años que se requieran, transforme su estructu­ra industrial, desde una basada en la explotación y venta de materias primas hacia una que genere va­lor agregado. La fórmula ha sido respaldada por to­dos los actores económicos. Desde la constitución del Comité Interinstitucional para el Cambio de la Matriz Productiva, el pasado 6 de mayo de 2013, se conoce un plan oficial, donde se especifica el tra­bajo que se realizará en 14 industrias priorizadas y en cinco áreas consideradas estratégicas. Por ahora, aún no se cuenta con una hoja de ruta concreta, que sea pública, donde se conozcan las metas.

Desde el Estado se definieron los objetivos estraté­gicos: incrementar la producción intensiva en inno­vación, tecnología y conocimiento, incorporar com­ponentes ecuatorianos, elevar la productividad y la calidad, diversificar los mercados y aumentar las ex­portaciones, sustituir estratégicamente las importa­ciones. generar empleo de calidad, entre otros. Y con esa hoja de ruta, desde distintas entidades, se han ido emitiendo una serie de nuevas normas, reglas, pla­nes de acción y políticas bajo el paraguas “cambio de matriz productiva”, lo que daría a entender que forma parte de un plan más estructurado e integral.

Sin embargo, como señala el catedrático y analis­ta económico, Marco López, aunque haber arranca­do con el proceso es positivo, el haberlo hecho sin la adecuada planificación podría pasarle factura al país. “El plan apunta a un lugar muy lejano al que hoy estamos. Las nuevas teorías aconsejan que los países deben ir dando pequeños saltos, para que no se mueran en el intento”.



Y añade que en el Ecuador todavía existen cuatro falencias estructurales: una falta de sinergia entre sector público, privado y acade­mia; no existe el suficiente nivel para generar el talento huma­no para el cambio y pasará mu­cho tiempo hasta que el nuevo talento esté listo; el encierro del país y la poca atracción de inver­sión extranjera durante los últi­mos siete años; y la falta de pre­paración financiera para tener los fondos necesarios que impul­sen este proceso, ya que en estos momentos le economía depende de los precios del petróleo y del endeudamiento, algo que está fuera de control de los hacedores de política económica.



De las altas esferas del Gobier­no esto no es compartido, ya que aseguran que el país se encuentra en el mejor momento para cam­biar su matriz productiva y atraer inversiones de calidad. Por ello, han delimitado el plan de trabajo inicial en cuatro aspectos:

Diversificación productiva basada en el desarrollo de industrias estratégicas y en el establecimien­to de nuevas actividades productivas que amplíen la oferta de productos ecuatorianos y reduzcan la dependencia del país.
Agregación de valor en la producción existente mediante la incorporación de tecnología y cono­cimiento en los actuales procesos productivos de biotecnología (bioquímica y biomedicina), servi­cios ambientales y energías renovables.
Sustitución selectiva de importaciones con bienes y servicios que ya se producen actualmente y que el país es capaz de sustituir en el corto plazo.
Fomento a las exportaciones de productos nuevos, provenientes de actores nuevos -particularmente de la economía popular y solidaria-, o que inclu­yan mayor valor agregado.

Durante estos meses, el Régimen ha resaltado los avan­ces que se han dado en su estrategia. Anabel Salazar, subsecretaria de Inversión Pública de la Senplades, ex­plicó que, al desglosar la inversión pública correspon­diente a 2014, por cada uno de los 12 objetivos del Plan Nacional para el Buen Vivir (PNBV), sobresale el Objetivo 10 (Transformar la matriz productiva), don­de se registra una asignación de USD 1.999 millones. “Aquí se encuentran proyectos relacionados con po­lítica económica, talento humano y conocimiento, producción, empleo y competitividad y desarrollo social. Solo en producción, empleo y competitivi­dad se han originado 255 proyectos”.

Por su parte, el Ministro de Industrias, Ramiro González, afirma que la aplicación de la Resolu­ción 116 del Comité de Comercio Exterior (Comex) ha dado sus frutos con el ahorro de USD 1.720 mi­llones, originados, ya sea por la restricción de im­portaciones o por la sustitución de las mismas. De hecho, el funcionario de Estado dice que se han logrado un total de 905 acuerdos entre empresas y Estado para sustituir estas compras del exterior.

No obstante, para el analista económico Andrés Vergara, hay que ver con pinzas los resultados que se hacen públicos, ya que, en el fondo, el cambio de matriz productiva por la que se apuesta es ha­cia dos puntos puntuales: el cambio de la matriz energética y la sustitución de importaciones. Res­pecto al primer aspecto, el especialista señala que esos proyectos (ocho centrales hidroeléctricas que se espera que se inauguren en 2016) lo que hará es ahorrar los costos de producción de las compañías, pero de ninguna manera significa un cambio en la forma ni el fondo de los procesos productivos. Mientras que la sustitución de importaciones no es posible ser llamada como cambio de matriz, ya que en los años 70 los países de la región aplicaron un esquema igual con resultados desastrosos.

De todas, formas, el Gobierno asegura que más in­versión privada ha ingresado como parte de las es­trategias, lo que confirma que las empresas y el mundo ven con optimismo estos cambios y la esta­bilidad política y económica que lo amparan.
Aunque reconoce que “los constantes e imprevistos cambios en los precios internacionales de materias primas, así como su creciente diferencia frente a los precios de productos de mayor valor agregado y alta tecnología, colocan a nuestra economía en situación de intercambio desigual sujeta a los vai­venes del mercado mundial”, según la Senplades.

Por esa razón, se hace necesario analizar estos pri­meros pasos en el contexto actual bajo el que se desarrolla la economía analizados a continuación:


 
Artículo perteneciente a: Revista Ekos - Nov 2014
 
 
  2018-11-16    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-11-16    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-11-16    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-11-15    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-11-14    RESUMEN Y COMPARTIR
 
 
Busque empresas por razón social, marca, ruc, actividad o productos
 
 
 
 
Ekos Especial Innovación